jueves, abril 15, 2010

El apartado de la emoción

Ayer nos levantamos temprano, nos vestimos y salimos corriendo.
El sábado habíamos ido al correo y me dijeron que no había apartado disponibles, que hasta el miércoles en que desocupaban a los morosos, y yo no quería perder oportunidad.
Me dieron un número genial, el 1500, y el 3000 corresponde a Heredia centro, así que no podía ser más fácil, pienso que quien me escriba podría incluso escribir la dirección de memoria (la dirección aparece aquí a un lado). Compré unas postales y ya casi las escribimos todas, el pillo ya está comprendiendo la onda de dicarme sus cartas. También estoy emocianada porque nos unimos a este grupo de intercambio de postales de familias desescolarizadas en todo el mundo.
Postales
Después de eso fuimos a deayunar con vista al parque principal, donde está la parroquia, comimos gallo pinto (quizá el principal plato tradicional de Costa Rica que consiste en arroz con frijoles del día anterior sazonados para el desayuno) con huevo y natilla (que es como crema, pero más ácida). Y caminamos por el centro de la ciudad, con lo que tuve muchos viajes emocionales al pasado, hace 15 años cuando llegué a vivir acá contra mi voluntad y entré en la prepa pública, estaba muy sola y triste en aquella época y rondaba por el correo enviando cartas, caminaba por esta calles añorando todo.

Nos dirigimos al estadio, salir a caminar por primera vez y toparse gente conocida, esto es Costa Rica, y averiguamos sobre las ligas menores del Club Sport Herediano para que el pillo pueda entrenar fut bol, se emocionó mucho y se enojó también mucho porque no podía empezar de imediato, también averigüamos el uso de la piscina pública del Palacio de los deportes y todo fácil y barato, así que ya estaremos por ahí, además ahora está haciendo un calor inusual (mucho más que en D.F.).

Por otro lado está siendo un alivio tener muy pocos juguetes disponibles, el pillo los mantiene en orden y eso me gusta, tenía aquí esperándole unos juguetes que le había comprado en línea pero no los podíamos hacer llegar a México, son juguetes educativos de la comidita de madera, a mi me encantan y a él también, jugamos a que me haga comidita y me sorprende mucho cómo los juguetes didácticos funcionan como tal por su diseño casi sin quererlo. He visto que ha tenido que aprender a agarrar el cuchillo correctamente para cortar sus frutas y verduras. Y con las otras me gusta cómo agarra el jugo, agua y leche y dice me encantan mis líquidos (me parece tan listo, soy mamá gallina sin duda).

*Si están interesados en estos juguetes los pueden conseguir en México los he visto en la tienda del MUAC (el nuevo museo de la UNAM en CU) y en un librería que está enfrente de la parada del Metrobús 2, Amores.

*Perdón por el larguísimo post.

5 comentarios:

azul¡ta dijo...

Oie estan muy padres esos juguetes :) y el post me gustó mucho, tiene mucha facilidad para narrar. No tiene mucho q te sigo pero me gusta tu blog y lo feliz y contentos que estan tu y to pillo :)

Jessica dijo...

Te leo tan contenta!!

Felicidades por todo, me encantaron los juguetes, lástima que no esté en el D.F.

Besos a tu pillo

azulitoclaro dijo...

¡Qué juguetitos más entretenidos! Me encantaría saber dónde puedo comprarlos acá. ¿Los conseguiste en el DF o en CR?
Aparte de eso, se te siente feliz, ilusionada y llena de ganas. Me alegra muchísimo.
Y cuante tengas tiempo, quisiera que nos contaras más detalles de tu proyecto de unshooling, pues no sé si el pillo iba o no antes al colegio.
En fin. Historias son las que vienen. Y no digas nada de posts largos, me tendrías que ver a mí :(

Elena dijo...

Chili q padre q se esten adaptando =) imagino q el pillo feliz con el fut y la nataciòn verdad?? cuando puedas comparte recetas de costa rica si??

Muchas gracias por el dato de las tiendas de estos juguetes se ven lindisimos¡¡¡

La Chili dijo...

Gracias a todas por sus comentarios, ya les contaré más sobre el unschooling.
Desafortunadamente los juguetes estan caros.