martes, abril 13, 2010

Felicidad en la forma de una tina

Feliz en la tina
Hace varios meses que he estado recibiendo presión (principalmente desde el interior de mi cabeza) por hacer la transición de tina a regadera para mi hijo, como todos lo procesos en los que uno cree que ya sería hora del que niño hiciera tal o cual, los resultados eran desastrosos y muy estresantes para ambos. Llegó un momento en el que él lo disfrutaba un poco, pero con tantos cambios la hora de la regadera volvió a ser una tortura con gritos, yo solía posponerlo por días (si, lo admito) y me sentía culpable sin importar lo que hiciera. Finalmente pensé que aquí que hace calor y todo, una tina no estaría mal, podríamos ponerla en el patio o algo. Quise comprar una batea grande que sirviera también para la ropa sucia pero en el supermercado cercano no había, sólo había tinas de bebé, el abuelo dijo: ¿y eso fuancionaría?, y yo dije pues pero... pero ¿qué?
Muuuucho trabajo
La compró y la trajo, el chiquito se la pasó el resto de la tarde jugando a que era un pato en su huevo estaba a punto de nacer y cuando llegó la hora aceptó el agua fría (no helada, digamos que al tiempo, no hay agua caliente aquí) sin ningún problema y se la pasó un gran rato metido sin querer salir, pataleando y demás, apenas lo hube lavado me dijo: ve mamá, a otro cuarto, en una forma que yo entendí que quería decir que fuera a hacer lo que me diera la gana y lo dejara disfrutar, yo llevaba prácticamente dos días sin despegarme de la computadora trabajando en la actualización de mi página y estaba agotada, así que me di chance de revisar las telas que tengo aquí, no son muchas así que no conbinan muy bien, pero me dió tiempo de planear las cortinas del cuarto el regalo de cumpleaños para un amiga, me anda por coser, siento que es tortura piscológica estar alejada de mi máquina por tanto tiempo, poer aunque lo tengo que coser a mano, no importa.
Planeando regalo
Parte del punto de todo este choro es que la lección principal de la desescolarización o unschooling es que nadie sabe mejor que el niño cuando esta listo para que o que es lo que necesita saber o hacer en tal o cual momento y si tratamos de ir en contra de ello procurando imponer nuestro punto de vista terminaremos enojados y frustrados y dañaremos la relación con nuestros hijos porfundamente porque el objetivo será siempre hacerlos obedecernos y así establecer nuestra superioridad, y así ningún aprendizaje o amor puede ser disfrutado, es fácil y simple, hay que escucharlos, ellos siempre saber mejor.
Planeando cortinas

4 comentarios:

Elena dijo...

Chili como siempre exelente lecciòn q te enseño Itz,para q forzarlo?? por "estanadares sociales"??? no ni al caso,mira creeme q a los 20 años no importara a q edad camino o en q momento se baño en regadera o a q edad dejo el pañal,osea esas son ondas q no se quien carambas impone,q si a los 2 años hace o no hace,q si habla bien o no,puras tonterias y nosotros de repente como q entramos en esas ondas y nos cuentionamos si estamos llevando a nuestos hijos por el camino del bien o directo a la perdiciòn.

Pero Dime q es mejor,ver a tu niño feliz chapoteando en su tina o pasar a diario cada terer dia o cada q decidan bañarse por una tortura,gritos,peleas y demas solo por q "ya deveria" usar la regadera??

Creeme tomaste la mejor deciciòn,yo de repente si me cuestiono mucho q es lo q quieren mis hijos y q es lo q yo quiero y por q,de hay parto,ya veo q es mejor si a su manera o la de ellos sin importarme q me tachen de consentidora,permisiva y escuchando q son mis hijos los q mandan y no yo y cositas asi,cuando les explico q en esta casa la cosa es democratica y por mayoria se rien,pero de verdad asi funciona y asi somos felices.

Vanyvalu dijo...

Chili, qué cierto lo que mencionas y mira que me cayó como anillo al dedo, porque precisamente yo ando en lo de la dejada de pañal.
Pues que nos queda más que tener paciencia y respetar amorosamente el tiempo y la sabiduría de nuestros hijos!
Abrazos, se te siente una vibra bella bella!

Zulema dijo...

Cuanta razón Chili! *_*

Cuantas veces podemos caer en querer imponer, ¿será que ya lo tenemos registrado asi? someter aun de las maneras mas suaves pero al fin someter, terminando siempre en frustración y enojo :S

Me cae también como anillo al dedo lo que comentas, y aunque bien lo sabemos, de repente podemos perder pisada. En esta semana me pasó y fue triste, me empeñé en hacer cosas de mamá, quise que ellos me dejaran hacer mis cosas, obvio no pude, me frustré, lloré y entendí que estaba haciendolo todo mal! pedi perdón y GaD ellos me perdonaron, pero sobre todo debo tener siempre presente que yo estoy para ellos y no ellos para mi.

Por otro lado, nosotros acá seguimos con tina-bañera, la regadera aun no es del agrado de mi pequeño ya no tan pequeño, pero por mi no hay prisa. Incluso si un día dice, hoy no me baño, pues no se baña y listo...

Pero en cada niño y en cada mamá los botoncitos detonadores son distintos.

Un abrazo a los dos!

Alicia Andares dijo...

Chili: yo no soy mamá, pero me encanta leerte. No porque yo ande en el mismo viaje, pero aquello que te sorprende y agrada de tu hijo, las cosas que dice y hace, me encantan a mí también.
Tu reflexión me lleva a lugares en los que no suelo reparar en mi vida cotidiana. No sé, son ventanas a cuartos que no conozco... y se ve agradable, allá a lo lejos.
A pesar de la distancia, logro sentir tu calidez, y eso ya vale oro molido en un trailer que va de la Patagonia a Alaska, pasando por Madagascar.