martes, julio 20, 2010

El chocolate

Mientras estuvimos de visita por el Caribe fuimos a un paseo que explica cómo se hace el chocolate, fue algo que yo quería hacer, a pesar de la tristeza que produce ver que casi todos los negocios de la zona -incluido éste- son de extranjeros y la mayoría de alemanes.
Comiendo fruta de cacao
Costa Rica está llena de marvillas naturales, me encantaba escuchar al Marco diciendo qué bonito, mira, cuando dábamos la vuelta por la carretera y descubríamos una montaña verde, un río, pero deja algo de vacío en el corazón no ver a los nacionales beneficiándose de ello.
Donde se seca el cacao
Primero nos llevaron a conocer algunas plantas medicinales, como el Noni, y una pequeña choza con algunas piezas arqueológicas, este aspecto esté muy descuidado en todo el país y hay pocos museos o sitios.
Semillas del cacao
Vimos un pequeño jabalí que se veía muy bravo y un lagarto, y llegamos a la parte del cacao.

Nos contaron que la planta del cacao sufrió el ataque de un hongo y eso hizo que casi se llegara a perder una de las mejores variedades, que toma 5 años en dar mazorcas, por eso se empezó a cultivar otra que tarda sólo tres, pero no es tan buena.
Moliendo el cacao
Comimos la pulpa que rodea a las semillas (al Itzcóatl le encantó y no podía parar) luego nos mostraron que se ponen a fermentar y luego a secar, después se tuestan, se muelen, aquí el señor Felipe (que no estaba dando la explicación) agregó la canela en astilla y luego lo mezcló con leche en polvo, vainilla, azúcar, leche condensada, lo amasó y lo extendió sobre una tabla de madera, ya se imaginarán que fue el chocolate más rico que haya probado.


Antes de irnos de la zona pasamos a pedirle unas semillas a Felipe y ya sembré una, ojalá se den aunque el clima de Heredia puede no ser el adecuado, ya les estaré contando, es tan emocionante sembras cacao, y el otro día ya vi un molino por el que babeo, pero en fin, habrá que esperar 3 años.
El chocolate listo
También nos contaron que en el río que pasa por un lado de la propiedad donde esta lo del cacao solía haber muchos peces y camarones grandes que se podían pescar, pero como del otro lado hay un sembradía de Chiquita Banana, cuando fumigan con un helícoptero contaminan también el río, ya saben, que triste triste mundo.
Chiquita banana

4 comentarios:

vEra la tanguEra dijo...

¡Haz posteado un montón! Y yo con tan poco tiempo para venir... para escribirte... para contarte todo esto que me deja... toda mareada. Hermosurísimas está tan guapo, se ve tan grande. Me encantó verlos en las fotos y que rico viaje se han de haber dado por la playita... ¡muero por salir de la ciudad! ¡eran tan chidas las vacaciones! Jajajajajaja. Siempre he creído que haces un montón de cosas... y que la vida mi muy querida amiga... es lo que tu quieres. ¡Justo como es! Me parece que eres de las personas más congruentes que conozco... siempre de mi parte admiraciones... además casi siempre que nos encontramos en el chat... estás demasiado ocupada para chismear... jajajaja... yo también... está cabrón. Y sí extraño hablarte y escucharte.
Bueno reinita chula, me estoy durmiendo... mañana otra vez a putear... en el mundo del dinero.
TE mando muchos besos, abrazos y cariños... y te acompaño... aquí, pero cerca... siempre cerca.

azulitoclaro dijo...

Snif. El final fue doloroso. Entre otras porque los de Chiquita Banana (que también están aquí) no son nacionales. En fin. Nunca había visto cómo era el proceso del chocolate (aunque había visto las plantas del cacao y algunos campesinos que tenían las semillas secando). Si dices que es el más delicioso del mundo después de haber probado, seguro, el mexicano (creo que la marca es Abuelita o algo así), ha de ser verdad. Ardo en deseos por ir a tu tierra y probarlo... Ya veremos. ;)
Un abrazo grande,
A.

La Chili dijo...

Si, es doloroso, gracias a las dos por pasar por aquí, le dejo el videíto del chocolate ahora dentro del post.

Mirak dijo...

Chulada, ese es el paraíso de nosotras las postreras, te imaginas que tuviéramos una finca de chocolate? acabaríamos rodando y con coma diabético tipo el de las galletas Marta Stwart.
Extraño nuestros atracones de azucar, lo único bueno de ello es que bajé tres kilos jajajaja.
Besos empalagosos, K