jueves, octubre 07, 2010

Odio a las maestras

Quizá debería pensarlo dos veces antes de escribir ese título y comentar mis pensamientos.

Tuve una reunión con la directora, está preocupada, Itzcóatl no hace tal o cual, para su edad debería de tal o cual, etc.

Es una buena escuela, es decir que no suelen reprimir ni encasillar a los niños, sin embargo;

Odio sentir que ahora la escuela es una intrusa que entró a nuestra casa, a determinar cómo debemos de actuar, si somos suficientemente ordenados como familia, si vemos demasiada televisión (aunque no tenemos).

Odio que me hagan sentir que conocen a mi hijo mejor que yo, pero si eso no le interesa nunca aquí en la escuela sino estas otras cosas, en fin.

Extraño nuestros días de educación en casa, pero mi niño quiere ir a estar con otros niños, mucho, así que seguimos así.

Jugando memoria

Preparando el desayuno

8 comentarios:

Vanyvalu dijo...

Auch, mi hijo aún no va a la escuela, pero me imagino lo que estás sintiendo porque estoy segura que yo me sentiría molesta e invadida si las maestra actuaran como si conocieran mejor a mi hijo que yo, pero sabes? Yo fuí maestra 5 años y cuando lo fuí, no era madre y aunque siempre actué con mis mejores inteciones y con amor hacia los niños, la verdad es que si hubiera sido madre en ese entonces hubiera juzgado menos, hablado menos, o dicho diferentes cosas y hubiera entendido muchísimo más la labor tan inmensa, compleja, sagrada y maravillosa que tenemos las madres. No sé cómo sea la maestra de tu hijo, ni la directora, pero precisamente porque no pueden ni podrán jamás conocer tan profundamente a tu hijo como tú, por el sistema, por nuetsra sociedad y cultura y porque en nuestros juicios nos proyectamos a nosotros mismos, es que sienten la necesidad de delimitar y encaminar la educación de tu hijo a los niveles que consideran aceptables y adecuados.
Chili, paciencia, tú maternas a tu hijo, lo que tú le enseñas día a día con miles de acciones y detalles será su influencia más poderosa durante toda su infancia, no podemos aislarlos de lo que no nos gusta o de quienes no nos gustan por completo, ya con todo lo que haces, haces más que suficiente.
Toma a la escuela como el lugar en que él decide jugar con otros niños porque así lo desea y sigue adelante con lo que tí untuyes es mejor para tu hijo y para ustedes dos como familia.
Abrazos!

Mamá Gallina dijo...

No sabes éste post, me cae como anillo al dedo. Justo el Lunes nosotros tuvimos una entrevista con la Psicóloga de la escuela ya las guías de mi hijo,me decían precisamente algo parecido a lo que te dice: que a su edad ya debería de hacer otras cosas, que no presta la atención necesaria, que esta muy clavado en su mundo personal y que quizá tenga que buscar la opinión de algún especialista. La verdad me sentí pésimo, se me vinieron los ánimos al suelo, me llene de muchos temores, me culpe por que mi hijo no es rudo como los demás niños y aveces pienso que el mundo es bien hostil en general y que no todo el tiempo vamos a ir como los salmones, es bien difícil. Y yo creo que las maestras juzgan desde el lado que les corresponde, sin ver la historia de cada niños, mamá, papá o familia en general. Yo entiendo que debemos de tener referencias para determinar si es adecuado el desarrollo de nuestros hijo, pero también debemos de entender que todos tenemos necesidades y capacidades diferentes y que no queda otra más que trabajar en las capacidades del niño sin excluir o evadir las que no domina. También le decía a las guías que a mi me parece que como adultos no "respetamos" las necesidades individuales y queremos que los niños actuen de acuerdo a nuestros estándares y olvidan que también son personas, si son niños que necesitan una orientación; pero también personas que sienten, piensan, sueñan y esperan ser entendidos y aceptados.

Diana dijo...

Creo que la escuela si es una intrusa en la casa, se mete hasta en la cocina; porque como somos en casa, nuestros hábitos, problemas y fortalezas se muestran como libro abierto en el salón de clases. Eso si, uno como mamá espera que las maestras hablen e intervengan para mejorar y apoyar al niño, no como sabelotodas o juzgonas. También sé que el comportamiento de los niños es muy diferente al que tienen en casa, no los imaginamos. Se están enfrentando solos con otros de su tamaño, es dificil. Ver cómo se abren paso entre la sociedad es muy tenso y emoocionante para uno como mamá. Creo.

† ★ Enedina Nava ★ † dijo...

preciosa, tengo tres hijos y con los tres las maestras siempre me han dicho que no hacen lo propio, que si van muy adelantados en unas cosas y en otras no hacen lo que deberian a su edad, y he terminado en problemas con las mismas.Si tu niño es demasiado correcto se asustan y te culpan y si es demasiado hiperactivo es tambien te culpan...tomalo con calma escucha a la maestra en cuestion y dale el avion.....la experiencia con tres niños me da la razon.....

Ilus dijo...

Amiga, paciencia.
asi es la cosa.
con Marea así ha sido, ella fue niña montessori, ahora está en una escuela de corriente constructivista, en fin, el nombre del sistema es lo de menos.
cada niño tiene su ritmo, sus fortalezas, sus debilidades.
Creeme, también con tres hijos me doy cuenta lo distintos que son, cada uno sus gustos, sus personalidades.
Las maestras...pufffff imaginate yo he sido criticadísima por amamantar tanto tiempo, porque AUN colecho con mis hijos, etc. Imaginate que un dia marea me dijo: mama, la maestra me dijo que ya no debo dormir en cama contigo y con papi, que no debe ser así. Mi pobre hija se preguntó una y otra vez que tenía eso de malo. Quien carajo es la maestra para decidir esas cosas?
Las maestras son como los pediatras: deberían de acotarse a su profesion y no querer abarcar cosas que solo le corresponden al núcleo familiar. No hagas caso-
Nunca encajarás perfecto, ni tu, ni tu hijo ni el sistema.
A Marea que si porque ya lee y los demás no, que no saben qué hacer con ella para que no se aburra.
La última fue sensacional: me llama para decirme que Marea está "volada" con la onda de los novios. Chale, pensé, no se de donde pueda sacar eso.
Hablo con Marea, como que no quiere la cosa, pa investigar de que se trataba tanto alboroto. Resulta que me cuenta que en la salida se encontró con Rodri, su gran amigo y se acercó a darle un beso, en la mejilla por supuesto. Entonces me dicen lo de "alocarse" con los novios.
PEEEEEEEEEEERDON??? mi hija aprendió a que es sano demostrar su afecto con un beso...es eso malo? no hagas caso!!

azulitoclaro dijo...

Ay, Chili. No debe ser fácil. Sobre todo después del proceso que habían iniciado. La buena nueva es que tú sigues teniendo tiempo en casa para estar con él y hacer un proceso a tu y su ritmo. No te preocupes por lo que dicen o no las maestras, especialmente ahora que apenas comienza en la escuela... Los niños son muy adaptables y aprenden todo en un segundo. Seguramente así pasará con el pillo. Y si no, pues ellas aprenderán a entenderlo sin andar pensando que todos los niños son un molde y que deben hacer lo mismo.
Respira profundo y disfruta a tu chiquito.
Un abrazo,
A.

Anónimo dijo...

claro que la intuiciòn de la mamà jamás será sustituido por la preparación y años de estudio y experiencia de una maestra. claro que la mamá conoce mas al niño que cualquier maestra. Pero no deben tampoco dejar de lado la opinión de las maestras, por que aveces los niños se comportan de otras formas muy diferentes e inesperadas cuando sus mamás no estan. Yo se que quieren educar y proteger a sus hijos, se que estan buscando lo mejor par ellos, pero nunca deben olvidar que ustedes decidieron traerlos a este mundo, que ya existe, que es de tal o cual forma aunque no nos guste, y que deben enseñarlo a conocer su realidad, a vivir en ella, a ser feliz, por que esa será la única manera en que podrán cambiarla y podrán hacer cambios para la sociedad. si no conocen su sociedad ¿como podrán llegar a ser generadores de cambio? creo que aqui todas son mamas admirables, muy dedicadas y preocupadas, pero nunca olviden que no son sabelotodas y escuchen la opinion de otras personas.
Al elegir una escuela, precisamente lo mas importante es tener confianza en quien nos va a ayudar a educarlo, si vamos a estar renegando, criticando, reusando, rechazando lo que esta maestra nos dice, generaremos confusión y desconfianza. Ojo, tampoco hay que ser complacientes con las maestras y pensar que todo lo que dicen es correcto. Lo mejor que pueden hacer por sus hijos es no perder la objetividad.

Anónimo dijo...

Personalmente yo odio a las maestras desde mi epoca escolar, porque juro que mi primera maestra era una maldita en todo el sentido de la palabra.Actualmente ya soy mayor de edad aún no soy madre pero mi hermana si. Ella es madre soltera y la ayudo mucho con su hija, mi percepción a cambiado porque ahora no me maltratan pero como dices les encanta juzgar las costumbres de la familia y siempre que algo va mal es nuestra culpa, pero en fin a mi sobrina le encanta su escuela por lo que n hay nada que hacer.