lunes, noviembre 29, 2010

Amaba la ortografía

 Cuando estaba en la secundaria era una noña, supongo que eso no es un gran notición, ya se lo habrían imaginado. Fui a un escuela activa, lo que para mi fue lo mejor que me pudo haber pasado, ahí recibí el deseo de aprender y las herramientas para lograrlo por mi misma además del cariñom aprecio y valoración que no recibí en ninguna otra parte. Por aquella época me apasionaba el Español, me sabía todas las reglas de memoria y me encataba usarlas correctamente; con todas la posibilidades del futuro en la canasta pensaba que sería algún día escritora e investigadora, con reconociento en el mundo académico.

Ahora, con vegüenza tengo que buscar cómo se escribe una palabra y es fácil encontrar errores en cualquiera de mi posts. Pero aún me entristece oír que en la reunión de Academias del Español esta casi decidido suprimir el acento diacrítico, que es aquel que diferencia palabras con varios significados pero que se escriben igual. Como en el caso de sólo y solo, adverbio o adjetivo, se acentúa cuando podría ser sustituído por solamente y no, cuando no.

Pensar en cómo hace 16 o 17 años veía mi futuro tan abierto, me hace reflexionar acerca de las expectativas que queremos llenar, los fantasmas y todo eso, que en aquella época no vislumbraba, me sentía tan dueña de mi destino, y ahora aqui estoy haciendo lo que me gusta en donde no me gusta, en fin.

El domingo fuimos a los juegos infantiles que hay cerca de la casa y detrás de la barda resulta que hay un cafetal. No pude resistirme, los granos ya están rojos, así que entré y me puse a recogerlos del suelo. Tengo la ilusión de procesar (y sembrar) mi propio café. Apenas me llevé un puñita y lo puse a secar en el patio, ya les iré dando noticias de esta aventura.

Café
REcogiendo café

Hoy estoy tratando de hacer estos biscotti, aunque no tengo pitaches, y veré si luego puedo hacer éstos macarons, que no se si se llamarían merengues en español, también trataré de hacer mantequilla casera con esta explicación.

3 comentarios:

azulitoclaro dijo...

Qué proyectos más deliciosos. A mí también me gustaba y me gusta el español. También soñé con ser escritora y académica y creo que me quedé en medio camino con ambas cosas, porque sí he trabajado (y recibido pagas) por escribir y leer e investigar y pensar y etcétera, pero ya no me veo como la protagonista de esos episodios, si no como alguien que lo disfruta detrás de bambalinas, escribiendo, investigando, leyendo... Ahora soy protagonista de otra historia que me gusta muchísimo, que tiene otra protagonista chiquitita que me emociona los minutos y los segundos y tengo un monton de proyectos y sueños que quiero hacer con ella... en cualquier lugar.
Te sigo la pista con las recetas y sus resultados. Y me uno a la tristeza que me da la eliminación de la tilde diacrítica. Ni te imaginas el debate que he tenido con mi niño y su nuevo libro (el de México). Dolorosamente, optamos por quitarla porque el libro sale el año próximo y a este paso, en ese mañana ya no existirá (leo el texto y aún me parece que le falta).
Saluditos,
A.

Azulitoclaro dijo...

Por cierto. Hoy en la mañana me encontré en el periódico la noticia de que las academias de la lengua española, reunidas en Guadalajará, anunciaron que no se harán las modificaciones anunciadas (entre ellas la tilde diacrítica). Lo que no entendí es si entonces ahora se vuelve optativo ponerla o no o si la regla queda como estaba antes.
Sea una cosa u otra, vuelve la tilde a nuestra edición en proceso.
;)

Mamá Gallina dijo...

WoW! un cafetal cerca! Ojalá algún día cumplas el sueño de sembrar tu propio café... y me invitas una taza (ji ji ji sorry por el atrevimiento) Yo en la secundaria no era tan ñoña, escribía pésimo. Con el tiempo meore y me di cuenta de que uno es lo que escribe y como lo escribe, de ahi la importancia de la escritura, de saber transmitir lo que queremos. Aunque se entienden los tropiezos en el camino, pero yo no justifico a las personas que escriben por ejemplo con K, con mayúsculas porque no se acentúan entre otros detallitos.