martes, noviembre 02, 2010

Día de muertos y vuelta a casa

Pasé tres noches lejos de mi casa y ya me estaba poniendo de muy mal humor.
Kimono olas
El sábado vi a una vieja amiga de acá y terminamos en complicidad yendo a comprar telas, yo terminé con una hindú, una de olas del mar, y varias para hacer más bolsos de yoga.
Ofrenda

Ofrenda
Ayer, por fin y a última hora pusimos la ofrenda e hicimos pan de muerto, fue un gusto y quedó rico aunque siempre un poco masudo, porque no me sale muy bien eso del pan, lo tomamos con chocolatito La Soledad, aún más bueno que El Mayordomo.
Primera vez sopeando el pan
Yo ando dos tres, muy mal llevando la maternidad estos días, necesito un ajuste fuerte.
En la mesedora frente al altar

3 comentarios:

Vanyvalu dijo...

Se ve rico el chocolate y el pan, no le hace que esté masudo!
Me encanta tu ofrenda, yo hace un par de años que no pongo, gracias por compartir tus andares y parte de tus emociones Chili.
Te abrazo!

azulitoclaro dijo...

Lindas fotos, lindo el pillo y linda tú. EL pan se ve delicioso (totalmente) y el chicolatito también. Nada de dos tres. Hay altos y bajos, pero son sólo variaciones para seguir creciendo y aprender, aprender, aprender.
Un abrazo,
A.

Mamá Gallina dijo...

Que rico el pan chopeadito! Tu hijo y mi hijo definitivamente se conectan, es fanático del pan de muerto chopeadito con chocolate y los tamales. Nosotros este año no pusimos ofrenda en la casa, pero en la Biblioteca y en los scouts si pusieron y los niños contribuyeron también. En lo personal me gustan mucho estas fechas, se llena de aromas. Exquisitos oso mercados, de la flor, del copal y de todo ese misticismo... Además me trae tan buenos recuerdos, me serena. Yo prepare en casa capirotada, tengo que perfeccionar la ceta, pero hice el intento y creo que fue con buenos resultados. Muchos saludos Chilli!!