jueves, julio 07, 2011

Volviendo a lo natural o Paciencia y perseverancia

Granola

En un principio la idea de la granola era que además del envase retornable, el cuadrito de tela de encima sirviera para ir sustituyuendo en los hogares las servilletas de papel o pañuelos faciales.

Después de un tiempo de recibir miradas extrañadas y ningún envase de regreso empecé a desanimarme, empecé a producir más granola, lo que ayudó a que la gente la notara, y luego establecí la venta a granel (7500 colones el kilo), y ahora llevo la báscula, pues algunas personas traen sus propios envases de casa.

También están ya llegando los envases de retornados.

Granola

En medio de mi desánimo había ya sustiuído las servilletas de tela de algodón por telitas de tela sintética (lo cual me pesaba en la conciencia pero hacía más fácil mi trabajo y me pareció que a todo el mundo le daba igual).

Hasta que un día llegó una amiga con su bebé de como año y medio, ella señalaba los frascos pidiendo "nola", "nola", pues le gusta mucho, le regalé un poco y mientras se la comía su mamá me contó que cuando veía las telitas, que ella suele usar para limpiarle la carita, la nena recuerda la granola.

Servilletas de tela

Sólo hay que tener paciencia y perseverancia, cada vez más la gente sonríe al escuchar la explicación de que la granola es ecológica porque no usa bolsas de plástico en el empaque, que es vegana porque no tiene miel, y ahora tambíen volveré a explicar sobre las servilletas, pues me animé y de nuevo cosí servilletas en telas suaves de algodón que mí me daría gusto frotar con mi boca mientras como o nariz en un resfrío.

1 comentario:

Mamá Gallina dijo...

Claro, sólo es cuestión de mucha paciencia. Algún día cuando yo era más joven y muchos sueños alguien me dijo que por que defendía mi mensaje de forma tan pasional si la gente al final no agradece y les respondia: co una sólo persona que me escuche y se quede con ésto que le quiero mostrar, me doy por bien servida.