jueves, mayo 10, 2012

Mamá, tengo frío


Las más temidas palabras que puedo ecuchar.

Porque mi pequeño nunca tiene frío así que esas palabras suelen preceder una enfermedad.

En los casi seis años que tiene de vida suele presentar la misma enfermedad, una y otra vez, cada año o seis meses.

Pero yo voy aprendiendo en el camino a enfretarme de manera más natural a ello, atravesando la negación que primero aflora por miedo, el "no pasa nada", porque si pasa algo y si lo atiendo a tiempo y con todos los recursos disponibles es problable que no empeore y no sea necesario usar medicina agresiva.

Así que hoy le tomé la temperatura, le dije que estaba muy bien, le froté la espalda, le puse arcilla en la panza, que es donde estaba sintiendo el dolor, le puse ropa fresca y me quedé a su lado un rato.

Sanando

También hice paletas de hielo curativas con té de manzanilla, miel y propóleo, siguiendo la idea de Amanda.

Y ahora iré con él, esta parte de la maternidad es tan dificil.

Feliz día a todas y un abrazo, gracias por visitar nuestro espacio.

(escrito el 1 de mayo por la noche).

4 comentarios:

Azulitoclaro dijo...

Con todo y lo duro que es, sin duda, enfrentarte sola a estos episodios, es realmente conmovedor y hermoso la manera cómo das cuenta de ello. Itzcoatl te tiene a ti... y tú lo tienes a él para acompañarse y cuidarse y vivirse incluso en estos momentos.
La arcilla en la espalda es un remedio además de todo bello.

Vanyvalu dijo...

Me pareció hermoso lo que sentí en tu post. El no negarlo, sino estar ahí presente con las manos, la naturaleza y el amor. Delicia!

NuriaBadilla dijo...

Y es eso maravilloso que las mamás saben que se van a enfermar
Y se enfermó??

Mamá linda!!

Centro la Milpa dijo...

Gracis lindas, nos funcionó bien y también yo he encontrado modos de curarme.