lunes, enero 24, 2011

Tiempo y lenguaje

Hay dos cosas que me fascinan sobre el desarrollo infantil, el lenguaje y el concepto de tiempo.

Me encantó ir tomando registro de los avances del lenguaje de mi pequeño de la creciente complejidad de conceptos que va logrando expresar y concebir en esa cabecita loca.

También me gusta cómo va comprendiendo los asuntos del tiempo, aunque aún usa el año pasado para referirse a cualquier evento del pasado, cercano o remoto

Recientemente he visto unos avances sorpendentes, me encanta presenciar este proceso. Primero empezamos con lo de la semana e ir moviendo el dibujo de nosotros cada día, procuro también incluir ahí las actividades fijas, y ahora ya de plano nos lanzamos al ruedo con el calendario.

El día que me explicó que algo iba a pasar pasado mañana, es decir depués de mañana, es decir, me duermo, despierto, me duermo y me vuelvo a despertar, me emocioné casi hasta las lágrimas.


Tiempo

Ahora ya puede tener una idea de cuándo comenzarán las clases o lo lejos que puede estar su cumpleaños.

También respondo todo el día definiciones de palabras, que aveces me ponen en apuros y a veces me dan ganas de recurrir al dícesese del verbo tal, pero me encanta-encanta todo el proceso.

También la onda del tiempo largo que pasa jugando solo, inventando historias y personajes, cuatro es una edad genial.

2 comentarios:

azulitoclaro dijo...

La idea del tablero con los días de la semana, que incluye actividades conjuntas me parece maravillosa. Creo que no sólo le ayuda a entender su tiempo, sino que también le da un sentido de lógica y orden a su vida que le será útil siempre. No coharta la libertad, pero le permite disfrutar y planear.
Ardo en inquietud con el tema de lenguaje porque Irene ya empieza a decir palabras. Como dices, es fascinante.
;)

La Chili dijo...

Si, es maravilloso, tener un blog es genial porque te permite ir registrando todo eso que ocurre que, de tan maravilloso, uno no cree que pueda olvidar, pero como todo es tan intenso, lo olvidamos.
Gracias por pasarte por aquí.